REHABILITACIÓN NEUROPSICOLÓGICA: Fundamental después de un Ictus.

La Rehabilitación Neuropsicológica tiene como objetivo la recuperación y/o compensación de las alteraciones cognitivas que pueden suceder después de un Daño Cerebral (Ictus, Traumatismo craneal, tumor cerebral…) como alteraciones en la  orientación, atención, memoria, lenguaje y funciones ejecutivas

La Rehabilitación Neuropsicológica se fundamenta en la “neuroplasticidad”, o capacidad del cerebro para adaptarse a los daños producidos. A través de un “entrenamiento” adecuado dirigido por una Neuropsicóloga experta, es posible restablecer hasta cierto punto la función cerebral afectada, dependiendo de la gravedad del daño cerebral  y tiempo transcurrido desde  el daño. Además se ofrecen estrategias para minimizar en lo posible las secuelas cognitivas y se entrenan estrategias compensatorias.

El objetivo último de la Rehabilitación Neuropsicológica es conseguir la mayor ganancia posible de autonomía para el paciente. También es fundamental la colaboración de la familia para el proceso rehabilitador.

Yolanda Buriel Jiménez Neuropsióloga Centro CRECEN

¿Cuáles son las secuelas motoras más comunes en un ictus?

Las secuelas después de un ictus dependerán entre otros factores del tipo de ictus, zonas cerebrales afectadas, tiempo transcurrido desde la aparición de los síntomas hasta la atención médica, etc. Entre las secuelas motoras más frecuentes después de un ictus se encuentran la falta de coordinación (ataxia) y la debilidad (paresia) o pérdida de función motora (plejia) de las extremidades de una lado del cuerpo (hemiparesia /hemiplejia). Todas ellas provocan una pérdida de independencia para realizar sus actividades diarias y una marcha inestable y dependiente de una tercera persona.

Además, todos los pacientes afectados por un ictus con mayor o menor índice de secuelas pueden sufrir las siguientes complicaciones físicas:

  1. Alteraciones sensitivas:los pacientes pueden sufrir alteraciones sensoriales en el tacto, sentido de la posición y otras. La gravedad suele estar asociada al déficit motor.
  2. Espasticidad: la espasticidad es uno de los problemas más frecuentes tras un ictus (19-38% de los pacientes). Puede interferir con la rehabilitación y las AVD. Provoca dolor y contracturas.
  3. Hombro doloroso:el hombro doloroso en el paciente hemipléjico es un problema común durante el primer año. Esto, puede llevar a retrasar la rehabilitación y la recuperación funcional. Se relaciona con la espasticidad y con la subluxación del hombro del miembro pléjico.
  4. Dolor central post-ictuslos pacientes con ictus son más propensos a desarrollar una forma de dolor central superficial, quemante o lacerante. Este dolor empeora al tacto, con el agua o los movimientos. En la mayoría de los casos se asocia con disestesias y alodinia.

SECUELAS PSICOLÓGICAS DESPUÉS DE UN ICTUS

Después de un ictus pueden aparecer cambios en la personalidad y alteraciones en la conducta y en la esfera de lo emocional, que, a menudo, son ignoradas en los programas de Rehabiltación, y muchas veces son los síntomas más disfuncionales después de un ictus, y además el impacto de estos síntomas no se da únicamente en la persona afectada, sino también en su entorno más próximo.

Las alteraciones a nivel psicopatológico y conductual más frecuentes en pacientes afectados de ictus son:

  • Irritabilidad y Agresividad:es una de las manifestaciones más comunes del ictus. Se trata de una situación que provoca una mayor dificultad en la integración social de estas personas. Las manifestaciones de irritabilidad pueden ser de tipo verbal, físicas hacia objetos y/o hacia personas. Supone la pérdida de control ante frustraciones de la vida cotidiana.
  • Egocentrismo: en este caso los pacientes acostumbran a tener dificultades a la hora tener en cuenta al “otro”. No hay un funcional reconocimiento de las emociones en los demás. Así pues, se tiende a priorizar en todo momento las propias necesidades, llegando incluso a imponerlas. Esto sumado a la escasa tolerancia a la frustración, lleva a habituales alteraciones de conducta.
  • Apatía:suele caracterizarse por la incapacidad para programar y regular las actividades de la vida cotidiana. Hay una desmotivación general para hacer cosas que antes del ictus, resultaban gratificantes o placenteras. No son capaces de iniciar acciones si no se les proponen.
  • Infantilismo: tendencia o estado de la persona a establecer y mantener en su carácter y comportamiento una persistencia de características que podrían ser consideradas propias de los niños. Aquí estaríamos hablando de la ingenuidad o la irresponsabilidad.
  • Rigidez de pensamiento: hace referencia a la incapacidad para modificar planes preconcebidos. Todo ello, a pesar de que las circunstancias varíen. Obedece a un déficit en el sistema planificador de acciones. Los procesos cognitivos que subyacen a esta conducta son diversos. Pueden ser desde una reducción de la capacidad de la memoria de trabajo, cuya consecuencia podría ser la la imposibilidad para introducir informaciones nuevas y generar cambios adaptativos a la acción ya diseñada.
  • Baja tolerancia a la frustración o reacciones catastróficas: se refiere a reacciones repentinas de llanto, enfado o temor ante la vivencia de fracaso al afrontar una tarea determinada.
  • Ansiedad /o depresión:puede aparecer sintomatología ansioso-depresiva, (sentimientos de soledad, desesperanza, sentimientos de rechazo, etc), devenidos del propio daño cerebral, pero también, por el duelo que supone la pérdida con respecto a las capacidades previas al mismo. Las manifestaciones de depresión dependen de cada persona. Es por ello que su diagnóstico y tratamiento es complejo.
  • Incontinencia emocional:se refiere a la dificultad para regular y expresar las propias emociones. Pueden ser expresiones emocionales inadecuadas en frecuencia, intensidad y duración. Pero también que la emoción no concuerde con el contexto en el que se da, o se dé una alternancia entre emociones diferentes ante un mismo estímulo.
  • Desinhibición: las dificultades emocionales y la irritabilidad pueden desembocar en comportamientos que no son adecuados. Estaríamos hablando de comportamientos alejados de las normas sociales establecidas en un determinado contexto social. Se da un descontrol de los propios impulsos y actúa como si no importaran las consecuencias de sus actos.
  • Delirios: se refiere a una condición que presenta rápidos cambios en el estado mental, que causa confusión y cambios en el comportamiento. Además de pasar de un estado de lucidez a inconsciencia, y de perder contacto con la realidad, puede haber problemas con la atención y la conciencia. Suelen traducirse en forma de ideas extrañas, alucinaciones o pensamientos incoherentes.
  • Fatiga: la fatiga primaria post-ictus puede aparecer en ausencia de otros síntomas depresivos. Se caracteriza por un cansancio extremo o falta de energía y de motivación. Todo ello como respuesta a mínimos esfuerzos físicos y mentales. Pero también, como respuesta a procesos de estrés emocional ante determinadas situaciones.
  • Anosognosia: se refiere a la falta de conciencia sobre la discapacidad y sus consecuencias. Puede tomar diversas formas de manera que, en ocasiones, la indiferencia emocional pueda acompañar a la constatación de la discapacidad.

 

Cómo afrontamos las secuelas psicológicas de un ictus en nuestro Programa de Neurorehabilitación:

Estos síntomas han de ser tenidos en cuenta a la hora de definir los planes de tratamiento. El objetivo no es otro que conseguir un mejor ajuste práctico a la nueva realidad por parte del paciente. Por tanto, desde el área de Neuropsicología realizamos un abordaje de este tipo de problemática de manera integral. De esta forma, tenemos en cuenta aspectos relacionados con la intervención psicológica a nivel cognitivo, conductual y emocional del paciente y familiares. Pero también a nivel médico. En este sentido desde el área de Neurología se realiza la intervención farmacológica. En esta línea, servirá para el apoyo de la rehabilitación psicológica en todo el proceso neurorrehabilitador

Yolanda Buriel Jiménez. Neuropsicóloga. Centro CRECEN

TERAPIA DUAL EN EL DAÑO CEREBRAL: Practica en casa!

La Terapia Dual nos permite entrenar tareas motoras y tareas cognitivas al mismo tiempo lo que supone una ventaja adicional respecto al enfoque rehabilitador tradicional.

Los pacientes con daño cerebral por un Ictus, Traumatismo craneal o con Esclerosis Múltiple a pueden presentan importantes déficits cognitivos y motores, como alteraciones en la atención y memoria.

En nuestra actividad diaria, de forma casi constante exigimos a nuestro cerebro que trabaje al mismo tiempo en dos tareas diferenciadas, por ejemplo andar y hablar por teléfono. Esta activación combinada del cerebro para dos tareas con fines independientes y no relacionadas, es lo que se conoce como “Dual Task”.

En la Terapia Dual para el Daño cerebral intentamos aproximarnos a lo que ocurre en nuestra vida cotidiana, realizando con nuestros pacientes terapias motora-motora (como ir caminado y a la vez hablando), o motora cognitiva (caminar  y resolver cálculos matemáticos) consiguiendo una  mayor activación cerebral

Yolanda Buriel Jiménez. Neuropsicóloga Centro CRECEN

EL SÍNDROME DEL CUIDADOR: Se puede evitar?

El llamado “ Síndrome del Cuidador” es un trastorno que afecta a las personas que desempeñan el rol de “cuidador principal” de una persona que sufre una enfermedad crónica, lo que normalmente supone un cambio importante en su forma de vida. Los “cuidadores” sufren un agotamiento físico y psíquico, ya que tienen que afrontar de repente, una situación nueva, para la que no están preparados y que consume todo su tiempo y energía.

El “cuidador” suele ser una mujer, familiar directo del afectado, que asume las responsabilidades derivadas de la enfermedad y que a medida que pasa el tiempo va asumiendo el cuidado del familiar al completo renunciando, muchas veces, a sus actividades propias.

 Los principales síntomas del Síndrome del Cuidador son:

  • Agotamiento físico y mental
  • Labilidad emocional: cambios de humor repentinos
  • Depresión y Ansiedad
  • Conductas de consumo abusivas: tabaco, alcohol
  • Trastorno del sueño
  • Alteraciones del apetito y del peso
  • Aislamiento social
  • Dificultades cognitivas: problemas de memoria, atención
  • Problemas laborales

Para evitar la aparición de este síndrome, es importante que los terapeutas implicados en la rehabilitación del enfermo (médicos, enfermeras, fisioterapeutas…) informen y asesoren al familiar, para poder disminuir el impacto de la enfermedad en la vida diaria

Yolanda Buriel Jiménez. Neuropsicóloga. Centro CRECEN

¿Qué ofrece la Terapia Ocupacional en el domicilio?

En ocasiones la falta de tiempo y los problemas de movilidad que presentan nuestros pacientes, hacen que el proceso de rehabilitación se vea comprometido. Por ello, una de las alternativas que ofrecemos desde CRECEN es la posibilidad de poder realizar intervenciones de Terapia Ocupacional a domicilio.

Desde Terapia Ocupacional trabajamos para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes a través de un óptimo desarrollo de habilidades funcionales. De este modo conseguimos un aumento de su autonomía y una mejor integración personal del  paciente dentro del entorno que le rodea.

La terapia ocupacional domiciliaria lleva a cabo intervenciones individualizadas con el paciente y sus familiares en un entorno real y ecológico. Esto favorece un mayor rendimiento en el plan de intervención ofreciendo la posible de desarrollar programas de tratamiento basados en las necesidades individuales y personales de cada paciente.

¿Qué ofrece la Terapia Ocupacional en el domicilio?

 

¿QUÉ PUEDE OFRECER LA TERAPIA OCUPACIONAL DOMICILIARIA?
Tratamiento Físico y Funcional Rehabilitación individualizada de funciones psicomotrices a través de la ocupación.
Estimulación Cognitiva Mantener y mejorar las funciones cognitivas
Entrenamiento en Actividades de la Vida Diaria Favorecer el desarrollo de habilidades, destrezas y estrategias para lograr la mayor independencia posible en estas actividades
Valoración sobre la accesibilidad en los domicilios Asesoramiento y recomendación sobre cambios y adaptaciones necesarias que faciliten la accesibilidad y movilidad del paciente dentro de su entorno
Asesoramiento y Entrenamiento en Productos de Apoyo Información, asesoramiento y entrenamiento del manejo de productos de apoyo que faciliten la realización de actividades cotidianas
Atención Temprana Intervenciones con niños que presentan trastornos en su desarrollo favoreciendo una correcta integración en el entorno familiar, escolar y social

 

Sara Rodriguez Zapata. Terapeuta Ocupacional Crecen

 

 

DISFAGIA: Rehabilitación mediante Estimulación con Sabores, Texturas y Temperaturas.

Durante la fase inicial del tratamiento de las disfagias graves empleamos la estimulación con sabores, texturas y temperaturas como técnica de rehabilitación. Con ella buscamos mejorar el sellado labial,  la movilidad lingual, aumentar la velocidad del reflejo deglutorio (sobre todo con sabores ácidos o amargos) y la sensibilidad oral.

Alguno de los elementos que nosotros utilizamos al trabajar, son por ejemplo el hielo (envuelto siempre en una gasa), con el que se estimula la zona  favoreciendo así la contracción muscular. También usamos  un cepillo de dientes eléctrico o  nuestros propios dedos para masajear la cara interna de labios y mejillas, la superficie lingual, el paladar, etc.

Los sabores que estimulamos con esta técnica y los alimentos los solemos trabajar son los siguientes:

  • Salado: sal
  • Dulce: miel, chocolate, mermelada.
  • Ácido: limón
  • Amargo: café sin edulcorar, tónica, pomelo
  • Umami: salsa de soja, salsa de marisco japonesa

En pacientes con el estado cognitivo adecuado podemos realizar ejercicios de  facilitación neuromuscular propioceptiva de la siguiente manera: pondremos el pincel o el dedo con alimento en alguna parte de la boca y pediremos al paciente que nos diga dónde ha notado que le tocamos.

Esto permite a los pacientes disfrutar de nuevo de las sensaciones producidas por los diferentes sabores, texturas y variaciones de temperatura ya que usualmente cuando iniciamos esta técnica los pacientes llevan un tiempo sin ingerir alimentos de forma oral.

Victoria Vicario Armada. Logopeda Centro CRECEN

PAUTAS A SEGUIR EN PACIENTES CON IRRITABILIDAD POR DAÑO CEREBRAL

Una de las quejas principales que presentan las personas cercanas al paciente que ha sufrido un daño Cerebral (ictus, traumatismo craneal, tumor cerebral…) es que su familiar “ya no es el mismo”. De hecho una de las secuelas más comunes del Daño Cerebral adquirido es sufrir cambios de personalidad y de conducta. Esto se debe a que después de una lesión cerebral se producen cambios en su funcionamiento debido a las nuevas limitaciones que presenta, como también al propio daño neurológico

Una de las alteraciones más comunes es la irritabilidad, el paciente se enfada con facilidad por razones injustificadas. Para mitigar los efectos que esto produce en las relaciones familiares y sociales es importante que el neuropsicólogo informe de las pautas a seguir cuando esto sucede.

Algunas de estas pautas serían:

– Intentar detectar qué situaciones provocan enfado y evitar la ocurrencia de dichas situaciones

NUNCA discutir! Se debe intentar no reaccionar gritando o enfadándose.

– Redirigir la atención de la persona con daño cerebral hacia algo más positivo.

– Intentar no tomar el enfado de la persona con daño cerebral como algo dirigido a propósito contra mí, sino como parte de las consecuencias del daño cerebral

– Planificar y estructurar la rutina diaria para que la persona con daño cerebral pueda enfrentarse a un ambiente predecible y regular. Si es posible informar previamente de las modificaciones y realizar algunas concesiones gratificantes para la persona.

Evite culpabilizar al afectado por algún error cometido, busque soluciones.

Yolanda Buriel Jiménez. Neuropsicóloga Centro CRECEN

RECETAS SALUDABLES PARA EVITAR LA DESHIDRATACIÓN EN VERANO

Con la llegada del verano y de las altas temperaturas tenemos mayores posibilidades de deshidratarnos, sobre todo los pacientes con una enfermedad neurológica. Si bien es importante ingerir una cantidad adecuada de líquidos durante el resto del año, ahora, además de beber más líquido, debemos priorizar el consumo de alimentos frescos, principalmente verduras y frutas, ya que son ricas en agua, vitaminas y minerales y nos sirven para rehidratarnos.

Te recomendamos una pequeña lista de bebidas refrescantes y saludables pero también de helados sencillos y rápidos de preparar.

Bebidas refrescantes: Deja agua en la nevera con trozos de frutas, verduras o hierbas aromáticas. Te proponemos loas siguientes combinaciones:

  • Lima, pepino y albahaca
  • Piña y jengibre
  • Mango y fresas
  • Pomelo y romero

Helados saludables: El Helado es el rey del verano, aunque todos sabemos los problemas de los helados comerciales: Azúcares en altas concentraciones y Grasas saturadas e hidrogenadas. Te ofrecemos una alternativa saludable y fácil de preparar.

  • Fruta congelada: plátanos, sandía, fresas, arándanos, moras, mango, manzana, piña, melón, etc.
  • Leche ó yogur ó queso batido/ Mantequilla / Bebida vegetal / Crema de cacahuetes
  • Canela/ cacao en polvo desgrasado/vainilla
  • Lo trituramos todo y listo al congelador

Victoria Vicario Armada Logopeda Centro CRECEN

NUEVAS TEXTURAS PARA LA DIETA EN DISFAGIA

La disfagia es la dificultad para la deglución de líquidos, sólidos o ambos, que puede ocurrir después de un Ictus o por diversas enfermedades como la Enfermedad de Parkinson, la demencia y otras enfermedades neurodegenerativas. A veces el paciente con disfagia deja de comer y beber POR MIEDO A ATRAGANTARSE y puede haber riesgo de deshidratación e incluso de inanición. Por tanto en caso de disfagia se DEBE ACUDIR A UN LOGOPEDA que elaborará un plan de intervención, cuyo objetivo será el de conseguir que el paciente se alimente por vía oral de una forma segura y eficaz.
La rehabilitación logopédica, se realizará a través de TERAPIA MIOFUNCIONAL  y la práctica de técnicas compensatorias de deglución, además de trabajar el reflejo de deglución (tragar), la sensibilidad y la movilidad de los órganos que forma parte del proceso de tragar.

Además, se adaptará la textura de los alimentos y de las bebidas a las necesidades y condiciones de cada paciente. Las bebidas (agua, café, leche, zumo…) se adaptarán a través de espesante alimenticio y los alimentos a través de dietas especiales, como por ejemplo, la dieta túrmix (purés de carne, pescado, verduras…) En el mercado también existen aguas gelificadas y gelatinas especiales para favorecer la hidratación de los pacientes

Los espesantes facilitan la alimentación a pacientes con disfagia, ya que permiten que los ALIMENTOS ADQUIERAN UNA TEXTURA ESPECÍFICA (líquido, néctar, miel, pudding o sólido) que se adapte a las dificultades de cada paciente. La adaptación de la dieta de un paciente con disfagia debe realizarla un logopeda colegiado.

Las textura LÍQUIDO: textura similar a las bebidas, NÉCTAR textura similar a la de un zumo de melocotón (goteo espeso), MIEL: textura similar a la del yogur líquido y goteo por grumos. PUDDING: textura similar a la de unas natillas o un yogur (no gotea). SÓLIDO: textura de los alimentos sin ser puré.

Actualmente, existen NUEVAS TEXTURAS que hacen que las adaptaciones a la dieta sean más atractivas para los pacientes, además de proporcionar mayor facilidad a la hora de deglutir. GEL (como un flan) son gelificaciones seguras y estables que no licúan en boca. ESPUMA: a través de un espesante especial, textura similar a la de una mouse. AIRE: textura que al ingerirla, desaparece. Precisa de un aparato que facilite la texturización de los alimentos. VISCOSA: produce líquidos de un mayor espesor que son ingeridos por gravedad.

Victoria Vicario Armada. Logopeda Centro CRECEN