PAUTAS A SEGUIR EN PACIENTES CON IRRITABILIDAD POR DAÑO CEREBRAL

Una de las quejas principales que presentan las personas cercanas al paciente que ha sufrido un daño Cerebral (ictus, traumatismo craneal, tumor cerebral…) es que su familiar “ya no es el mismo”. De hecho una de las secuelas más comunes del Daño Cerebral adquirido es sufrir cambios de personalidad y de conducta. Esto se debe a que después de una lesión cerebral se producen cambios en su funcionamiento debido a las nuevas limitaciones que presenta, como también al propio daño neurológico

Una de las alteraciones más comunes es la irritabilidad, el paciente se enfada con facilidad por razones injustificadas. Para mitigar los efectos que esto produce en las relaciones familiares y sociales es importante que el neuropsicólogo informe de las pautas a seguir cuando esto sucede.

Algunas de estas pautas serían:

– Intentar detectar qué situaciones provocan enfado y evitar la ocurrencia de dichas situaciones

NUNCA discutir! Se debe intentar no reaccionar gritando o enfadándose.

– Redirigir la atención de la persona con daño cerebral hacia algo más positivo.

– Intentar no tomar el enfado de la persona con daño cerebral como algo dirigido a propósito contra mí, sino como parte de las consecuencias del daño cerebral

– Planificar y estructurar la rutina diaria para que la persona con daño cerebral pueda enfrentarse a un ambiente predecible y regular. Si es posible informar previamente de las modificaciones y realizar algunas concesiones gratificantes para la persona.

Evite culpabilizar al afectado por algún error cometido, busque soluciones.

Yolanda Buriel Jiménez. Neuropsicóloga Centro CRECEN

QUÉ SON LAS FUNCIONES EJECUTIVAS Y POR QUÉ SON TAN IMPORTANTES?

Las funciones ejecutivas nos permiten planificar, tomar decisiones, en una palabra organizarnos!!!….

Pero estas funciones pueden afectarse por lesiones en el Lóbulo Frontal (por ejemplo por un Ictus, un tumor cerebral o un traumatismo craneal en la zona frontal del cerebro y aparece el Síndrome DISEJECUTIVO, que se caracteriza porque los pacientes tienen dificultades para la planificación y/o organización de tareas, para tomar decisiones…pero además tienen cambios en su personalidad previa, se muestran desinhibidos, impulsivos, distraídos y en otras ocasiones apáticos.

Es muy importante que estos pacientes sean valorados precozmente por un NEUROPSICÓLOGO, para recuperar en la medida de lo posible las Funciones Ejecutivas “dañadas”.

Los objetivos principales de la Rehabilitación Neuropsicológica son los siguientes:

  • Mejorar la cognición y la capacidad para resolver problemas.
  • Incrementar la capacidad de aprendizaje del paciente.
  • Mejorar el funcionamiento diario y la calidad de vida del paciente.
  • Trabajar en las habilidades sociales mejorando su funcionamiento social y su participación en actividades del entorno.
  • Proporcionar información a los familiares y entorno para que comprendan la situación y aprendan a manejar las alteraciones comportamentales del paciente.

Yolanda Buriel Jiménez. Neuropsicóloga Centro CRECEN

PASA LA “ITV” A TU MEMORIA

Debemos incorporar a nuestra cultura sanitaria la revisión de la memoria, de igual modo a cómo hacemos con nuestro azúcar y el colesterol para detectar en personas “aparentemente sanas”, problemas de memoria que son significativos y propios en el inicio precoz de enfermedades neurodegenerativas como es el Alzheimer. Con ello posibilitamos la mejor prevención y el diagnóstico más precoz.

¿Cuándo debemos acudir a hacer una ITV de nuestra memoria? Pues en mayores de 50 años que: Hayan notado un pérdida de vocabulario a la hora de explicar o razonar alguna idea; No recordar nombres de personas conocidas o quedarse en blanco ante el recuerdo de algún hecho (perder el hilo);Sacar constantemente los mismos temas, preguntar muy seguidamente lo mismo o repetir las mismas historias constantemente como si fuera la primera vez; Comprar y olvidar las cosas compradas, o comprar aquellas que no necesita; Olvidar fechas y citas señaladas, compromisos sociales, direcciones y teléfonos familiares, nombres de amigos y conocidos, etc Olvidar o confundir ingredientes cuando cocina; simplificar los menús diarios, que se hacen reiterativos. Tener dificultades para aprendizajes, asimilar o aprender información nueva o Preguntar reiteradamente lo que ha de hacer y repetir lo que ha hecho.

En estos casos se debe a acudir a un Neurólogo y Neuropsicólogo para realizar un estudio de todos los factores de riesgo como la hipertensión, diabetes, colesterol, etc. que pueden dañar directamente a nuestro cerebro y una serie de Tests Neuropsicológicos que determinarán qué áreas tenemos afectadas y en qué grado y diseñar un programa de Rehabilitación de la memoria

Yolanda Buriel Jiménez Neuropsicóloga Centro CRECEN

TERAPIA FAMILIAR: Fundamental después de un Daño Cerebral

La intervención en los familiares de pacientes que han sufrido un Daño cerebral (Ictus, traumatismo craneal, tumor cerebral…) es de vital importancia debido a que se produce una SITUACIÓN NUEVA IMPREVISTA Y BRUSCA para la que no hay preparación previa. Esto provoca GRAN INCERTIDUMBRE en las familias que no saben cuál será el pronóstico final de la rehabilitación del familiar e INDEFENSIÓN ante las secuelas permanentes que puedan quedar. Las secuelas cognitivas emocionales y de conducta son las que provocarán mayor impacto en la familia

En el centro CRECEN ocntamos econ el servicio de NEUROPSICOLOGÍA que aborda esta “nueva” y desbordante situación familiar  proporcionándoles toda la información que necesiten (PSICOEDUCACIÖN), acompañarles en el proceso de DUELO que constituye la adaptación de la familiar a los cambios ocurridos en el paciente que repercuten en la dinámica familiar y aportándoles recursos para afrontar las situaciones de crisis.

Por tanto, es importante no hablar sólo de personas que se encuentra afectadas por un Daño Cerebral sino de las familias afectadas por un Daño cerebral.

                                                                                                            Yolanda Buriel Jiménez. Neuropsicóloga Centro CRECEN

SECUELAS NEUROLÓGICAS DESPUÉS DE UN TRAUMATISMO CRANEAL

Después de un traumatismo craneal (TCE) por un accidente de tráfico o una caída, se producen lesiones en los axones de las neuronas cerebrales que se conocen como ” lesiones axonales difusas”, debido al movimiento violento del cerebro hacia atrás, adelante o hacia el lado. Se afectan principalmente los lóbulos frontales y temporales, dando lugar a la siguientes secuelas:

  • Déficit de atención y fatiga. Las dificultades en la atención incluyen una velocidad reducida de procesamiento de la información

  • Problemas en la memoria y en la capacidad de aprendizaje y por tanto en el uso de estrategias organizativas

  • Déficit en el pensamiento concreto. Las dificultades en la formación o utilización de conceptos abstractos son muy frecuentes. Esto puede resultar en una incapacidad para hacer generalizaciones a partir de un ejemplo simple, o extraer la esencia de una situación o una conversación, con una tendencia a atender a aspectos concretos o específicos, o estar «anclado» a estímulos específicos

  • También pueden haber problemas para pensar de forma creativa

  • Puede haber también dificultades en la comprensión del humor o de otras formas de lenguaje indirecto

  • En los casos graves puede haber una completa incapacidad para iniciar el habla o cualquier actividad si no son estimulados. En un nivel más sutil, puede haber falta de espontaneidad, pasividad en una conversación

Por ello es fundamental que después de un TCE se realice una valoración especializada por parte de un Neurológico y un Neuropsicólogo para detectar este tipo de secuelas y establecer un Program de Neurorehabilitación

PROGRAMAS DE REHABILITACIÓN COGNITIVA CON ORDENADOR: NeuronUP y NeuroPersonalTrainer

El gran avance tecnológico que se está produciendo en los últimos años ha dado lugar a la creación de nuevos y múltiples programas dirigidos a la rehabilitación del deterioro cognitivo a través del ordenador y se ha establecido como uno de los métodos de tratamiento en numerosos centros de rehabilitación.

Los programas de rehabilitación cognitiva son una herramienta para el entrenamiento cerebral que al ser por ordenador  tienen múltiples ventajas en su aplicación como pueden ser el dinamismo, la flexibilidad (se pueden ejecutar cualquier día a cualquier hora) o la adaptación de las tareas a cada paciente.

En nuestro centro actualmente utilizamos el Neuronup y el Guttmann Neuro Personal Trainer (NPT).

– NeuronUP: plataforma web que incluye más de 6.000 ejercicios de rehabilitación y estimulación cognitiva, 100 juegos de ordenador y simuladores de entornos reales que sirven de apoyo a los terapeutas en la rehabilitación

– NeuroPersonalTrainer (NPT): Plataforma de telerrehabilitación cognitiva a distancia para pacientes con afectaciones neurológicas que han sufrido algún tipo de alteración cognitiva. Se trata de un producto sanitario fundamentado en el conocimiento más avanzado en neurociencia.

Ambas plataformas permiten realizar una intervención intensiva y personalizada, tanto en el centro como a domicilio, siendo un recurso de gran valor para el  tratamiento de los déficits cognitivos y funcionales. Cada actividad está nivelada en función de la dificultad.

Estas plataformas se pueden utilizar para el tratamiento tanto de déficit cognitivos asociados a un daño cerebral adquirido o enfermedades neurodegenerativas, aunque también hay programas específicos para la población infantil y psiquiátrica.  Se pueden utilizar además en el tratamiento del envejecimiento normal como herramienta de prevención.

Yolanda Buriel Jiménez. Neuropsicóloga Centro Rodero

LA IMPORTANCIA DE NUESTRO LÓBULO FRONTAL

El lóbulo frontal es el encargado de controlar la mayoría de las capacidades relacionadas con la personalidad y con la conducta de las personas.

Por ello cuando se daña por una ICTUS un TUMOR cerebral o un Trauma craneal (en un accidente de coche por ejemplo) los pacientes pueden presentar cambios en su personalidad y trastornos de conducta. Pueden presentar irritabilidad con ataques súbitos de ira, apatía, disminución del habla, desinhibición con una conducta social inadecuada

También en el lóbulo frontal residen nuestras funciones ejecutivas, es decir. Nuestra capacidad para formar estrategias y/o tomar decisiones correctas en la resolución de problemas, que en el caso de Daño Cerebral del lóbulo Frontal se verán también alteradas y los pacientes presentarán dificultad para  anticipar, planificar, secuenciar y crear expectativas.

Todos estos cambios en la personalidad, trastorno de conducta y déficits en las funciones ejecutivas pueden tratarse mediante fármacos específicos y mediante Rehabilitación Neuropsicológica especializada

CONSULTANOS SIN COMPROMISO!!!!

Dra. Lucía Rodero Neuróloga Centro CRECEN

“HE TENIDO UN ICTUS, PODRÉ VOLVER A CONDUCIR?”

El ICTUS constituye la primera causa de dependencia y discapacidad adquirida en el adulto en España. En contra de la idea comúnmente aceptada de que es una enfermedad que sólo afecta a personas de edad avanzada, cada vez más las Unidades de Ictus atienden a pacientes por debajo de 65 años.

Se admite que, tras un ictus, el paciente no debe conducir, de entrada, durante los primeros 6 meses en espera de su recuperación, debiendo aportar un informe del neurólogo en el que conste la ausencia de secuelas

El haber sufrido un ictus supone un riesgo vial por los déficits que puede ocasionar: hemiplejia, alteraciones en el campo visual, mala orientación espacial, lentitud de reflejos, dificultades de atención, dificultad para leer o interpretar signos o deterioro cognitivo

Por ello, siempre debe hacerse una valoración exhaustiva Neurológica y Neuropsicológica para que estas alteraciones sean evaluadas ya que muchas veces son infravaloradas o incluso ignoradas haciendo que el paciente retoma la conducción

De hecho, hay una serie de síntomas que si son persistentes y graves impiden la conducción, como son la existencia de crisis epilépticas acaecidas tras el ictus, la ceguera cortical o las alteraciones del campo visual (hemianopsias) o la visión doble.

PARA PODER CONDUCIR ES NECESARIO QUE estos pacientes sean capaces de poder participar en actividades comunitarias sin necesidad de supervisión, transferirse sin ayuda dentro y fuera del vehículo, poder realizar varias tareas simultáneamente, seguir instrucciones verbales o escritas simples sin necesidad de ayuda o de apoyo gestual, entender términos relativos a la posición y dirección, conocer las normas de circulación y comprender las señales de tráfico.

Yolanda Buriel Jiménez. Neuropsicóloga centro CRECEN

secuelas invisibles

SECUELAS “ INVISIBLES” TRAS UN ICTUS

Después de un Ictus u otra lesión cerebral (trauma craneal, tumor cerebral) aparecen una serie de secuelas, algunas de ellas muy “visibles” como la parálisis de alguna extremidad o los problemas para hablar…. Pero también ocurren otras secuelas “invisibles” que son mucho más invalidantes, por ejemplo, las alteraciones de las funciones ejecutivas, esas que nos permite atender, planificar, jerarquizar y secuenciar tareas, tomar decisiones y hacen que personas que eran capaces de hacer muchas cosas al mismo tiempo ya no los son. “mi madre podía cocinar mientras hablaba por teléfono… Era capaz de conducir mientras charlaba con sus hijos y escuchaba su música favorita… Al tiempo que se vestía, podía memorizar la última canción que había aprendido en el coro…En cambio después del Ictus si se pone a preparar la comida, tiene que concentrarse en la cocina cerrando la puerta para no dejar que interfieran los ruidos externos y pensando muy bien cada paso”.

Estos síntomas pueden provocar frustración y sensación de incomprensión en los pacientes, y pueden ser causa de incapacidad laboral.

Para detectar estas secuelas “invisibles” es imprescindible la valoración de una Neuropsicologo, muchas veces ausente en la mayoría de Hospitales públicos, mediante una serie de Test específicos.

Estas secuelas pueden mejorar con un Programa de Rehabilitación Neuropsicológica. INFORMATE EN NUESTRO CENTRO!

Yolanda Buriel Jiménez Neuropsicóloga Centro CRECEN

INCAPACIDAD tras sufrir un daño cerebral: Prestaciones económicas

Después de sufrir un daño cerebral (como un Ictus o un traumatismo craneal por un accidente de tráfico…) aparecen ciertas secuelas que pueden impedir el desarrollo normal de su actividad laboral previa, por lo que hay ciertas gestiones sociales que se deben realizar.
Pensión por incapacidad permanente: Es una prestación económica que trata de cubrir la pérdida de ingresos de un trabajador cuando, a causa de una enfermedad o accidente, se ve reducida o anulada su capacidad laboral. Hay cuatro grados de incapacidad permanente:
-Parcial: No llega a total y no impide realizar tareas fundamentales del trabajo, pero ocasiona a la persona una disminución de al menos el 33% en su rendimiento laboral.
-Total: Inhabilita a la persona para realizar las tareas fundamentales de su trabajo, pero podría dedicarse a otra profesión.
-Absoluta: Inhabilita para ejercer cualquier trabajo.
-Gran invalidez: El grado máximo, entiende que la persona, además de no poder volver a trabajar, necesitará asistencia para realizar las actividades básicas de la vida diaria.
Grado de dependencia: Se establece según el grado de dificultad para realizar las actividades de la vida diaria y el apoyo y/o supervisión necesarios para llevarlas a cabo. Solicitar esta valoración supondrá el acceso a ayudas y/o recursos, (Centros de Día, Centros Residenciales, Ayudas económicas por cuidados en el entorno familiar, ayudas para rehabilitación, Servicio de Ayuda a domicilio…). La solicitud de esta valoración hay que presentarla en los servicios sociales locales, pertenecientes a los ayuntamientos.
El grado de discapacidad mide la limitación funcional, que puede ser física, psíquica, sensorial y/o intelectual. Son las Comunidades Autónomas las encargadas de realizar esta baremación, que se gradúa en porcentaje. En cada provincia hay Centros de Valoración llamados Centros Base. Este grado se debe solicitar en el momento en que los doctores nos digan que los daños sufridos podrían considerarse definitivos. Según el grado con el que sea valorado se podrá acceder a ayudas económicas, como por ejemplo: tarjeta de aparcamiento para personas con movilidad reducida, deducciones en la declaración de la renta, reconocimiento de familia numerosa, descuentos en centros deportivos y de ocio, Pensión No Contributiva,…
Incapacitación Legal: se solicita cuando la persona que sufre daño cerebral ha perdido su capacidad de obrar y se encuentra incapacitada para tomar sus propias decisiones. Se tramita a través de las Fiscalías de Incapacidades. Este es un proceso reversible si la persona vuelve a recobrar su capacidad de obrar.
Yolanda Buriel Jiménez. Neuropsicóloga Centro CRECEN