PROGRAMAS DE REHABILITACIÓN COGNITIVA CON ORDENADOR: NeuronUP y NeuroPersonalTrainer

El gran avance tecnológico que se está produciendo en los últimos años ha dado lugar a la creación de nuevos y múltiples programas dirigidos a la rehabilitación del deterioro cognitivo a través del ordenador y se ha establecido como uno de los métodos de tratamiento en numerosos centros de rehabilitación.

Los programas de rehabilitación cognitiva son una herramienta para el entrenamiento cerebral que al ser por ordenador  tienen múltiples ventajas en su aplicación como pueden ser el dinamismo, la flexibilidad (se pueden ejecutar cualquier día a cualquier hora) o la adaptación de las tareas a cada paciente.

En nuestro centro actualmente utilizamos el Neuronup y el Guttmann Neuro Personal Trainer (NPT).

– NeuronUP: plataforma web que incluye más de 6.000 ejercicios de rehabilitación y estimulación cognitiva, 100 juegos de ordenador y simuladores de entornos reales que sirven de apoyo a los terapeutas en la rehabilitación

– NeuroPersonalTrainer (NPT): Plataforma de telerrehabilitación cognitiva a distancia para pacientes con afectaciones neurológicas que han sufrido algún tipo de alteración cognitiva. Se trata de un producto sanitario fundamentado en el conocimiento más avanzado en neurociencia.

Ambas plataformas permiten realizar una intervención intensiva y personalizada, tanto en el centro como a domicilio, siendo un recurso de gran valor para el  tratamiento de los déficits cognitivos y funcionales. Cada actividad está nivelada en función de la dificultad.

Estas plataformas se pueden utilizar para el tratamiento tanto de déficit cognitivos asociados a un daño cerebral adquirido o enfermedades neurodegenerativas, aunque también hay programas específicos para la población infantil y psiquiátrica.  Se pueden utilizar además en el tratamiento del envejecimiento normal como herramienta de prevención.

Yolanda Buriel Jiménez. Neuropsicóloga Centro Rodero

LA IMPORTANCIA DE NUESTRO LÓBULO FRONTAL

El lóbulo frontal es el encargado de controlar la mayoría de las capacidades relacionadas con la personalidad y con la conducta de las personas.

Por ello cuando se daña por una ICTUS un TUMOR cerebral o un Trauma craneal (en un accidente de coche por ejemplo) los pacientes pueden presentar cambios en su personalidad y trastornos de conducta. Pueden presentar irritabilidad con ataques súbitos de ira, apatía, disminución del habla, desinhibición con una conducta social inadecuada

También en el lóbulo frontal residen nuestras funciones ejecutivas, es decir. Nuestra capacidad para formar estrategias y/o tomar decisiones correctas en la resolución de problemas, que en el caso de Daño Cerebral del lóbulo Frontal se verán también alteradas y los pacientes presentarán dificultad para  anticipar, planificar, secuenciar y crear expectativas.

Todos estos cambios en la personalidad, trastorno de conducta y déficits en las funciones ejecutivas pueden tratarse mediante fármacos específicos y mediante Rehabilitación Neuropsicológica especializada

CONSULTANOS SIN COMPROMISO!!!!

Dra. Lucía Rodero Neuróloga Centro CRECEN

secuelas invisibles

SECUELAS “ INVISIBLES” TRAS UN ICTUS

Después de un Ictus u otra lesión cerebral (trauma craneal, tumor cerebral) aparecen una serie de secuelas, algunas de ellas muy “visibles” como la parálisis de alguna extremidad o los problemas para hablar…. Pero también ocurren otras secuelas “invisibles” que son mucho más invalidantes, por ejemplo, las alteraciones de las funciones ejecutivas, esas que nos permite atender, planificar, jerarquizar y secuenciar tareas, tomar decisiones y hacen que personas que eran capaces de hacer muchas cosas al mismo tiempo ya no los son. “mi madre podía cocinar mientras hablaba por teléfono… Era capaz de conducir mientras charlaba con sus hijos y escuchaba su música favorita… Al tiempo que se vestía, podía memorizar la última canción que había aprendido en el coro…En cambio después del Ictus si se pone a preparar la comida, tiene que concentrarse en la cocina cerrando la puerta para no dejar que interfieran los ruidos externos y pensando muy bien cada paso”.

Estos síntomas pueden provocar frustración y sensación de incomprensión en los pacientes, y pueden ser causa de incapacidad laboral.

Para detectar estas secuelas “invisibles” es imprescindible la valoración de una Neuropsicologo, muchas veces ausente en la mayoría de Hospitales públicos, mediante una serie de Test específicos.

Estas secuelas pueden mejorar con un Programa de Rehabilitación Neuropsicológica. INFORMATE EN NUESTRO CENTRO!

Yolanda Buriel Jiménez Neuropsicóloga Centro CRECEN

SECUELAS COGNITIVAS POST-TRAUMATISMO CRANEOENCEFÁLICO

Los traumatismos craneoencefálicos (TCE) representan la primera causa de muerte en la población por debajo de los 45 años de edad. En las últimas décadas se han producido avances significativos en el campo de la medicina que han permitido el abordaje terapéutico de muchos TCE graves y con ello, la disminución del número de muertes. Sin embargo, junto con el aumento de la supervivencia, también ha aumentado el número de personas con graves secuelas neurológicas que sobreviven al TCE.

El TCE causa con gran frecuencia secuelas cognitivas y de conducta, incluso TCE leves, constituyendo una de las patologías que más demandan valoraciones por el  Neuropsicólogo clínico.

La exploración Neuropsicológica es imprescindible y fundamental para determinar el tipo y la gravedad de las secuelas cognitivo-conductuales y para orientar en el  proceso de Neurorrehabilitación. Las alteraciones Neuropsicológicas en los TCE dependen de muchos factores como son la zona de lesión o la extensión de la misma, la edad del paciente, el estado de salud anterior al TCE…

Las secuelas más habituales en el TCE son la alteración de diversos tipos de atención, de la velocidad de procesamiento, del aprendizaje y de la memoria, del lenguaje y de su uso social, así como de las funciones ejecutivas, en el contexto de alteraciones emocionales y trastornos de conducta. El conocimiento de estas secuelas nos permite plantear una evaluación específica para esta patología cerebral así como un programa de rehabilitación individualizado.

Yolanda Buriel Jiménez. Neuropsicóloga. Centro CRECEN

EL TRAUMATISMO CRÁNEO-ENCEFÁLICO (TCE) PUEDE CONLLEVAR CAMBIOS EN LA PERSONALIDAD

Nuestro Cerebro “controla” nuestras funciones motoras e intelectuales y también nuestras emociones y conducta.

Después de un daño cerebral por un TCE (por ejemplo un accidente de tráfico) se pueden observar alteraciones en la personalidad que afectarán al ámbito familiar, escolar y social. Tras un TCE es frecuente, sobre todo si afecta al lóbulo frontal,  que nuestro familiar refiera cambio de personalidad y a menudo comente que su familiar “ya no es el mismo”.

Este cambio de personalidad puede ser interpretado por su entorno como  que si se hubiese vuelto un vago, cuando en realidad el paciente lo que se ha vuelto es APÁTICO. También, pueden mostrarse IRRITABLES, o ”desinhibidos”, no pueden controlar comentarios inadecuados o los ataques de ira.

Otras alteraciones que se observan a menudo son la presencia de comportamientos obsesivos, impaciencia, ansiedad ante eventos nuevos y a veces lloran y/o ríen de forma incontrolada (labilidad emocional). Además un TCE puede acentuar los rasgos de personalidad previas al accidente.

El tratamiento de estas alteraciones de personalidad se centrará en un abordaje médico farmacológico por parte del Neurólogo y en una terapia Neuropsicológica en la que se aportará una explicación clara tanto al paciente como a sus familiares, sobre sus déficit, evolución, pronóstico y en la que se proporcionará pautas para afrontar y manejar las alteraciones minimizando así su impacto en la vida cotidiana.

Yolanda Buriel Jiménez. Neuropsicóloga Centro CRECEN