¿Qué ofrece la Terapia Ocupacional en el domicilio?

En ocasiones la falta de tiempo y los problemas de movilidad que presentan nuestros pacientes, hacen que el proceso de rehabilitación se vea comprometido. Por ello, una de las alternativas que ofrecemos desde CRECEN es la posibilidad de poder realizar intervenciones de Terapia Ocupacional a domicilio.

Desde Terapia Ocupacional trabajamos para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes a través de un óptimo desarrollo de habilidades funcionales. De este modo conseguimos un aumento de su autonomía y una mejor integración personal del  paciente dentro del entorno que le rodea.

La terapia ocupacional domiciliaria lleva a cabo intervenciones individualizadas con el paciente y sus familiares en un entorno real y ecológico. Esto favorece un mayor rendimiento en el plan de intervención ofreciendo la posible de desarrollar programas de tratamiento basados en las necesidades individuales y personales de cada paciente.

¿Qué ofrece la Terapia Ocupacional en el domicilio?

 

¿QUÉ PUEDE OFRECER LA TERAPIA OCUPACIONAL DOMICILIARIA?
Tratamiento Físico y Funcional Rehabilitación individualizada de funciones psicomotrices a través de la ocupación.
Estimulación Cognitiva Mantener y mejorar las funciones cognitivas
Entrenamiento en Actividades de la Vida Diaria Favorecer el desarrollo de habilidades, destrezas y estrategias para lograr la mayor independencia posible en estas actividades
Valoración sobre la accesibilidad en los domicilios Asesoramiento y recomendación sobre cambios y adaptaciones necesarias que faciliten la accesibilidad y movilidad del paciente dentro de su entorno
Asesoramiento y Entrenamiento en Productos de Apoyo Información, asesoramiento y entrenamiento del manejo de productos de apoyo que faciliten la realización de actividades cotidianas
Atención Temprana Intervenciones con niños que presentan trastornos en su desarrollo favoreciendo una correcta integración en el entorno familiar, escolar y social

 

Sara Rodriguez Zapata. Terapeuta Ocupacional Crecen

 

 

RECUPERACIÓN DESPUÉS DE UN ICTUS: ¿Por qué no recupero la movilidad del brazo de la misma forma que en la pierna?

Muchos de nuestros pacientes se hacen esta misma pregunta durante el Programa de Neurorrehabilitación.

El motivo es que,  para un correcto funcionamiento del brazo, éste debe ser capaz de, sostener, agarrar, soltar, señalar y manipular objetos de distintas formas y tamaños. Esto solo será posible gracias a la integración de grupos musculares complejos y articulaciones que van desde el hombro hasta los dedos de la mano.

Sin embargo, una mínima recuperación de la pierna puede bastar para recuperar la marcha, ya sea con o sin productos de apoyo. Cada oportunidad para ponerse de pie conlleva el uso de ambas extremidades inferiores y eso ayuda a conseguir una marcha más automática y autónoma.

En muchas ocasiones la recuperación del brazo se ve además comprometida por otras complicaciones como los síndromes de “hombro-mano” y de “hombro doloroso” que dificultan e interfieren en el proceso rehabilitador del brazo y en el desempeño de actividades de la vida diaria. Esto al final lleva a la persona a utilizar más el brazo no afecto y “olvidarse” del brazo afecto.

Por todo ello, el Programa de Neurorrehabilitado del miembro superior debe ir dirigido por una TERAPEUTA OCUPACIONAL a mejorar y optimizar el uso y desempeño del miembro superior por una afecto a través de distintas técnicas como la: Reeducación sensitiva, el entrenamiento bilateral, la terapia en espejo, la terapia de restricción del lado sano y el uso de realidad virtual, con el fin de recuperar el mayor grado de movilidad e integración de ambos miembros superiores en las actividades de la vida diaria.

Sara Rodríguez Zapata.Terapeuta Ocupacional Centro CRECEN

TERAPIA OCUPACIONAL PARA LA PÉRDIDA DE SENSIBILIDAD DESPUÉS DE UN DAÑO CEREBRAL

Las secuelas que se producen tras un daño cerebral (Ictus, Tumor cerebral…), son muy diversas y afectan en distintos grados de severidad los planos físicos, neuropsicológicos (conductuales y emocionales) sociales y sensoriales.

La pérdida de sensibilidad compromete considerablemente la vida de nuestros pacientes y hace que ciertas capacidades que antes se encontraban intactas, se vean ahora afectadas en mayor o menor medida. Existen distintos tipos de sensibilidad que debemos conocer:

-La Sensibilidad superficial o extereoceptiva: que nos permite tener tacto (percibir cómo son los objetos), recibir información térmica (por ejemplo si el agua de la ducha está fría o caliente) y dolor (si nos pinchamos por ejemplo)

-La Sensibilidad profunda o propioceptiva: que nos permite identificar la posición de los segmentos corporales y el movimiento de un miembro en el espacio (palestesia, propiocepción y cinestesia) gracias a la información que nos llega de los receptores que se encuentran en  músculos, tendones, huesos y articulaciones

-Y la Cortical o combinada: conlleva la capacidad de integrar y analizar la sensibilidad superficial y profunda a nivel cerebral (estereognosia, grafestesia, fenómeno de extinción y discriminación entre dos puntos).

La TERAPEUTA OCUPACIONAL es la encargada de valorar si existe afectación o no de la sensibilidad, a través de diferentes instrumentos de evaluación y de establecer los objetivos de la intervención a través de distintas terapias. En dicha intervención utilizaremos materiales tales como algodón, pincel, esponjas, cepillos, parte roma de un alfiler, clip, etc.

Nuestro principal objetivo es la reeducación sensorial; dotar al paciente de estrategias y técnicas necesarias para tratar de compensar los déficits que puedan poner en riesgo la seguridad del paciente y así tratar de emitir una correcta respuesta motora con propósito.

Sara Rodríguez Zapata. Terapeuta Ocupacional centro CRECEN

TURISMO ACCESIBLE: Cuáles son las ciudades europeas “más accesibles” para personas con discapacidad?

La elección de un destino vacacional puede convertirse en un quebradero de cabeza para pacientes que presentan una discapacidad (pacientes en silla de ruedas, o con problemas de movilidad por un Ictus o una Enfermedad de Parkinson o Esclerosis Múltiple…).

Son muchas las barreras arquitectónicas a tener en cuenta y muchas las soluciones a poner en marcha: necesidad de un transporte público adaptado, correcto sistema de información (sin barreras comunicativas), rampas con la inclinación adecuada, adaptación de edificios públicos a las medidas necesarias para el manejo de una silla de ruedas….

Actualmente son muchas las ciudades que tienen en mente la accesibilidad en sus normativas pero, ¿cuáles son realmente accesibles a personas con discapacidad?

De forma anual, la Red Europea de Turismo Accesible (European Network for Accesible Tourism, ENAT), establecida en 2006 con el objetivo de hacer de Europa un lugar accesible para todos y todas, elabora un ranking de las ciudades más accesibles.

Éstas han sido las premiadas en los últimos años:

2016: Milán (Italia): El Ayuntamiento trabaja con asociaciones de personas con diversidad funcional para detectar y eliminar las citadas barreras.

2015: Borås (Suecia): Dispone incluso de una base de datos de hoteles, tiendas, restaurantes…

2014: Gotemburgo (Suecia)

2013: Berlín (Alemania): la web de VisitBerlin ayuda a planificar una ruta accesible.

2012: Salzburgo (Austria)

2011: Ávila (España): La única ciudad española que ha recibido esta distinción. Una parte de la muralla ha sido acondicionada para ser accesible con silla de ruedas.

Otra ciudad europea destacada:

Londres: cuenta con un mapa de ciudad accesible (http://www.visitlondon.com/traveller-information/essential-information/accessible-london).

Fuera de Europa, Nueva York, que cuenta con estaciones de metro adaptadas y “Accesible Dispatch”, un servicio de taxis del todo accesibles, sin que su precio varíe respecto al de cualquier otro taxi de la ciudad.

Si estás pensando en moverte y disfrutar del turismo, tu terapeuta ocupacional también puede asesorarte y ayudarte a buscar las mejores adaptaciones y productos de apoyo para esas fechas.

Debemos impulsar un turismo accesible, por la movilidad de todos.

Lorena García Tavera. Terapeuta ocupacional. Centro CRECEN

REHABILITACIÓN NEUROLÓGICA DE LA ENFERMEDAD DE PARKINSON

La Enfermedad de Parkinson (EP) es una enfermedad neurodegenerativa, porgresiva,  con una mayor incidencia a partir de la sexta década de la vida (aunque existen casos juveniles), en la que están implicados factores genéticos y ambientales.

SÍNTOMAS:
Se caracteriza por la presencia de síntomas motores (como el temblor, la bradicinesia-lentitud, rigidez, alteración de la marcha, inestabilidad, caídas, alteración postural…) junto con síntomas no motores (pérdida de olfato, depresión, deterioro cognitivo, estreñimiento, trastorno del sueño, dolor en extremidades, alteraciones del lenguaje y deglución…)

PROGRAMA DE REHABILITACIÓN DE LA EP EN CRECEN:
La Neurorrehabilitación de la EP tiene como objetivo:
Mantener la independencia y mejorar el bienestar.
Incluye: Fisioterapia, Asesoramiento en materia de seguridad en el hogar, Terapia Ocupacional, entrenamiento en Productos de apoyo, Logopedia, Estimulación Cognitiva y Apoyo Psicológico.

SEPTIEMBRE: Mes de “nuevos retos” y de vuelta al cole

En este mes de septiembre, los niños vuelven a sus clases, a sus escolares y a su  rutina diaria de estudio. También es ahora cuando empiezan -o vuelven- a hacerse visibles algunas dificultades de manipulación y de otras funciones motoras finas, es decir, habilidades de las manos que conllevan un gran control y precisión.

Estas funciones son básicas para poder jugar, escribir, vestirnos, y un largo etcétera. Por ello, los niños que no consiguen manejar correctamente los objetos: no se atan los cordones, son incapaces de cortar con tijeras o no logran hacer un correcto seguimiento de trazos, lo que afecta a la capacidad de escritura.

Estas destrezas se deben trabajar cuanto antes, para habilitar al niño ya no solo para un correcto desarrollo en el colegio, sino para una buena interacción con su entorno y una correcta capacidad para jugar, elemento clave en su crecimiento.

Desde Terapia Ocupacional trabajamos la motricidad tanto gruesa como fina, a través de juegos, así como de ejercicios de iniciación a la grafía y caligrafía general.

 

Si observas que tu alumno o tu hijo no consigue coger bien el lápiz, no ejerce la fuerza necesaria y se le caen los juguetes o bien los aprieta en exceso…en resumen: parece no manejar bien las manos, no dudes en ponerte en contacto con nuestro servicio para valorar su caso.

Lorena García Tavera. Terapeuta ocupacional Centro CRECEN

“ME HE QUEMADO LA MANO”: Afectación de la sensibilidad después de un ictus… ¿qué podemos hacer?

Una de las secuelas más discapacitantes tras sufrir un ictus es la afectación de la sensibilidad en las extremidades (y a veces también facial), ya sea por exceso o por defecto.

En nuestro día a día, la sensibilidad nos permite detectar cómo estamos colocados, qué estamos tocando, si los objetos están calientes o fríos, si estamos sufriendo dolor… En definitiva, son varios los tipos de sensibilidades que requerimos en nuestra vida diaria y la afectación de cualquiera de ellas va a suponer un cambio en la calidad de la misma.

Las afectaciones son, por tanto, de diversa índole, y se resumen en:

  • Hipersensibilidad: alteración por exceso: estímulos que por su naturaleza no deberían ser nocivos provocan una respuesta dolorosa y desagradable, como por ejemplo una caricia o un roce de una sábana.
  • Hiposensibilidad: alteración por defecto. No se identifica correctamente el estímulo, con el consiguiente riesgo para la salud que conlleva, como por ejemplo, quemarse con agua caliente al no notar bien su temperatura, o dejar caer objetos al no sentir que los tenemos cogidos.

Los tratamientos que se implementan son también variados según el tipo de sensibilidad afectada, y son realizados por la Terapeuta Ocupacional:

  • Desensibilización en caso de hipersensibilidad: se trata de ir reduciendo la respuesta exaltada, a base de un “bombardeo de estímulos” que acaba bloqueando parte de los mismos, para posteriormente trabajar en la correcta respuesta al input sensitivo.
  • Reeducación sensitiva: estimular sensitivamente al paciente con roces, presiones, diferentes texturas, movimientos… para ir “reentrenando” la sensación percibida.

En ambos casos se puede utilizar también la terapia por espejo.

  • Compensación por seguridad: Siempre hay que tener en cuenta los riesgos citados a la hora de mantener una vida independiente, en caso de tener una afectación sensitiva. Por ello, a la vez que se trabaja para la recuperación de la misma, se deben proporcionar pautas para compensar visualmente y con el lado no afecto, para mantener una buena seguridad en el entorno, evitando quemaduras, golpes y otras lesiones.

Lorena García Tavera. Terapeuta ocupacional del centro Crecen.

Mi brazo y mi mano no funcionan como antes, ¿y ahora qué?

Tras sufrir una lesión cerebral, como un Ictus, se producen una serie de secuelas, como la pérdida de fuerza, la alteración de la sensibilidad y la falta de coordinación del miembro superior afectado por la lesión. Todo ello repercutirá sobre la capacidad de la persona para llevar una vida independiente.

La TERAPIA OCUPACIONAL tiene como objetivo lograr la mayor recuperación posible del miembro superior, para ser lo más autónomo posible así como para evitar dolores y deformidades.

Para ello, utilizamos diversas técnicas como:

  • Entrenamiento en actividades reales de la vida diaria: Utilizamos las tareas que la persona realiza a diario para potenciar el uso más normalizado posible del miembro afecto, entrenándola y dándole estrategias para compensar el déficit.
  • Reaprendizaje motor orientado a tareas: ir logrando un mayor control motor a través de la adaptación de tareas en las sesiones de tratamiento.
  • Terapia por restricción del lado sano: al igual que un ojo vago, consiste en restringir el uso del brazo no afecto, para obligar a utilizar el que debemos recuperar.
  • Terapia por espejo: como ya vimos en otro de nuestros post, se trata de “engañar” al cerebro haciéndole creer que movilizamos el brazo afecto, cuando en realidad estamos trabajando con el sano.
  • Técnicas de recuperación sensitiva.
  • Uso de férulas y productos de apoyo que nos ayuden a mantener una posición correcta y nos faciliten el uso del brazo y de la mano.

Según la situación del paciente, la terapeuta ocupacional pone en marcha los abordajes necesarios para alcanzar los objetivos marcados.

Si tú o tu familiar habéis sufrido un daño neurológico con alguna de las consecuencias citadas, no dudéis en contactar con el servicio de terapia ocupacional para empezar la recuperación lo más pronto posible.

Lorena García Tavera. Terapeuta ocupacional centro CRECEN

APRAXIA Y TERAPIA OCUPACIONAL

Tras una lesión cerebral el paciente puede presentar una “Apraxia” es un trastorno de la actividad gestual aprendida, ya sea de movimientos adaptados a un fin, de la manipulación real del objeto o de la representación mímica del mismo, que no se explica por otro tipo de lesión (motora, sensitiva, de comprensión…), aunque en la práctica es frecuente verla en coexistencia con otros déficit perceptivos

Existen varios tipos de apraxia, pero todas ellas provocan una disfunción a nivel ocupacional, interfiriendo con las actividades de la vida diaria de las personas que las presentan. A modo de guía, os presentamos varios ejemplos prácticos de lo que solemos encontrar en nuestra práctica clínica diaria, que podrá ayudarla identificar si su familiar / paciente presenta alguno de sus signos:

APRAXIA IDEATORIA: El paciente no sabe qué hacer con un objeto; se salta pasos de una secuencia. Ejemplos: Trata de afeitarse con el cepillo de dientes. Utiliza jabón de lavar los platos para la lavadora. Intenta echar agua en un vaso sin haber destapado la botella.

APRAXIA IDEOMOTORA: sabe qué hay que hacer con el objeto pero no le sale el cómo. Ejemplo: Trata de afeitarse en horizontal. No sitúa bien el tenedor en relación al alimento que va a pinchar. No maneja correctamente los botones para atarlos.

PSEUDOAPRAXIAS:

  • Del vestido: No logra realizar bien los pasos para vestirse.
  • Cinética: mano “torpe”, inhabilidad para los movimientos precisos.
  • Magnética: No suelta un objeto que ha cogido.
  • De construcción: Dificultad para copiar dibujos complejos, hacer construcciones…

Las APRAXIAS afectan al desarrollo de las actividades cotidianas y de las ocupaciones de la persona, el terapeuta ocupacional trabaja con la persona afecta para entrenarle en la realización de las mismas. Para ello, apoyará un aprendizaje SIN errores, ejerciendo de modelo, guiando al paciente en la realización de la tarea y proporcionando pautas para llevarlo a cabo correctamente y generalizarlo en su hogar.

Lorena García Tavera. Terapeuta ocupacional. Centro Crecen.

CÓMO ADAPTAR LA VIVIENDA PARA UN FAMILIAR CON DETERIORO COGNITIVO

El Deterioro Cognitivo debido a una demencia o a un Ictus u otra enfermedad neurológica implica, con el tiempo importantes problemas de memoria y desorientación en la propia casa: No recuerda dónde están las cosas, no comprende el uso de determinados objetos… por ello, debemos poner en marcha una serie de estrategias y adaptaciones en el hogar, para facilitarle el día a día, reducirle las dificultades y aumentar su seguridad.

Éstas son algunas de las estrategias a poner en marcha:

  • Facilitación de la orientación espacio-temporal:
  • Identificar las partes de la casa con fotografías y texto puestas en la puerta de cada estancia.
  • Uso de calendarios con el día señalado: ir tachando el día que ha pasado, poner la fecha diaria en un calendario de velcro, llevar un calendario de hoja por día…
  • Relojes digitales para saber la hora exacta y distinguir si es por la mañana o la tarde.
  • Tapar espejos: en el caso de que la persona no identifique su propio reflejo, éstos son una fuente de ansiedad y confusión. Se recomienda mantenerlos tapados o retirarlos y usarlos solo cuando se trabaje precisamente su reconocimiento en un momento controlado.
  • Correcta luminosidad: mantener las zonas con buena iluminación para evitar caídas (siempre que se pueda con luz natural) pero sin reflejos.
  • Uso de teléfonos con fotografía para llamar
  • Eliminación de obstáculos:Una caída podría tener un efecto devastador en nuestro familiar, no solo a nivel físico, sino también cognitivo. Por ello, debemos eliminar todas las alfombras de la casa, para evitar tropiezos, así como liberar las zonas de paso de objetos innecesarios (por ejemplo tiestos en los pasillos).
  • Aumento de la seguridad:
    • ATENCIÓN a objetos punzantes, cortantes y frágiles (cuchillos, jarrones de cristal…): deben estar lejos del alcance de la persona para evitar lesiones.
    • Electrodomésticos y muebles con seguridad: vitrocerámicas con bloqueo, enchufes con protección, cajones con objetos peligrosos bajo llave…
    • Puertas, balcones y ventanas con cierre de seguridad
    • Escaleras con pasamanos y en caso de peligro, con acceso cerrado.
    • Camas con barras: para que nuestro familiar no sufra una caída nocturna.
    • Collar de petición de ayuda

Lorena García Tavera. Terapeuta ocupacional Centro Crecen